¿Qué realmente hace que un regalo sea valioso? ”Valioso”, es decir, que tenga un gran valor en los ojos del que recibe el regalo, y realmente se sentirá muy contento y te agradecerá.

Ademas, tal regalo no solamente sería muy especial para el receptor, pero también te daría mucha felicidad buscarlo, conseguirlo, prepararlo y entregarlo. ¿No crees que es cierto?

Bueno, el valor un regalo no está solamente en si es caro o no. Un regalo muy económico a veces puede ser altamente estimado y querido. Claro está, los regalos mas valiosos que podamos dar, son amor y nuestro tiempo – cosas que no se puede comprar por dinero.

Si el receptor sabe que el dador tuvo que esforzarse para comprar el regalo, o buscar mucho para encontrarlo, o incluso lo ha elaborarlo él mismo    entonces puede ver el esfuerzo y el deseo sincero de dar el regalo.

Entonces, el objeto para regalar hay que elegir con atención. Si tomamos en cuenta las necesidades y el gusto de la persona que queremos, mas fácil será elegir un regalo adecuado.

Ademas, normalmente un regalo original, diferente, tendrá mas valor que regalos comunes (la misma cosa que todos regalan, o productos del super o del almacén).

¿Qué tal ”regalos habituales? Es decir, regalos que uno espera recibir en ciertos dias festivos que están en el calendario. A veces la gente se siente casi obligados a regalarle algo a otra persona, porque llega aquel dia y se lo esperen. Por supuesto, un regalo para un dia especial puede ser apropiado, ser sincero y muy apreciado. Pero a veces se pierde el momento de sorpresa.

El dar un regalo espontáneamente, cuando uno realmente siente el deseo, o cuando de repente encuentra el regalo perfecto, podrá resultar en momentos muy especiales. Casi no hay sorpresas mas agradables que cuando recibimos un regalo sin aviso o expectación alguna. Por eso es cada vez mas popular que el dador compra el regalo con entrega a domicilio. ¡Que sorpresa! Alguien llama al portón y te entrega ¡un regalo de él/ella!

Eso nos hace pensar que el impacto de un regalo no está solamente en la cosa por si, pero también en la forma. No solamente el momento, sino también la entrega, y tal vez mucho mas el embalado. ¿Viene en un paquete apropiado, que armoniza con el objeto?

Así, cuanto mas atención le demos al elegir, preparar y entregar un regalo, cuanto mas valor podrá tener en los ojos de la persona que queremos hacer feliz. Desde luego, nosotros mismos también vamos a sentirnos muy felices y contentos.

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *